LA NUEVA BANDERA QUE PRESIDIRÁ ÉSTE BLOG

LA NUEVA BANDERA QUE PRESIDIRÁ ÉSTE BLOG

Si se pusiera al frente del desierto del Sahara a un gobierno socialista, al cabo de pocos años tendría que importar arena. Además del papel higiénico, claro.

¿VACACIONES?, POR SUPUESTO EN "GRAN CANARIA"

DEDICADO A ESA COSA BONITA QUE SE UNIÓ A MÍ EN EL 73. POR SUPUESTO QUE JUNTOS HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ

TE ESPERAMOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS EN "GRAN CANARIA"

Y ESTO VA A MISA

EN MI CASA MANDO YO, AUNQUE LAS DECISIONES LAS TOMA, MI SEÑORA.

Seguidores

BANDERA DEL DIA DE LOS MACHOTES Y LAS SEÑORITAS DE TODA LA VIDA

BANDERA DEL DIA DE LOS MACHOTES Y LAS SEÑORITAS DE TODA LA VIDA
¡¡Y NO VOY A PEDIR PERDÓN!!

LAS MENTIRAS TIENEN LAS PATAS MUY CORTAS

MUCHO TONTO POR AHÍ

¿QUE SIGNIFICA SER POLÍTICAMENTE CORRECTO?

RENUNCIAR A TU PROPIO CRITERIO PARA CONSEGUIR

LA FALSA ACEPTACIÓN DE UNA MAYORÍA DE IMBÉCILES

domingo, 27 de diciembre de 2015

DURA ES LA LEY, PERO ES LA LEY

DURA LEX, SED LEX


La Constitución española de 1978.
Título preliminar
Artículo 8
Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

A la vista de los resultados electorales y escuchando a ésa izquierda radical que puede hacerse con el poder demostrando sus malas intenciones con proclamas como estas:


Solo nos quedan tres cosas:


1ª.- Que gobierne el PP, en minoría, cosa harto imposible, pues no le dejarían gobernar, y cuatro años de ese modo, no traerían ninguna continuación con la recuperación económica y laboral actual.

2ª.- Que gobierne el PSOE, en minoría con los apoyos de la izquierda radical del nuevo FRENTE POPULAR (recordemos el 36)

3ª.- Que se celebren nuevas elecciones, cosa que perjudicaría al PP y PSOE, pues envalentonaría mucho más a la izquierda radical y eso se demostraría en más votantes.


ACLAREMOS:

Todos están en lo mismo con diferentes matices, pero van a por la Constitución del 78. No hay forma de saber en qué diablos consiste la reforma constitucional que cada partido trae debajo del brazo. 

Los del PP plantean que será como la del 78 con algunos retoques cosméticos, como, por ejemplo, la nueva redacción de la sucesión del Rey. 

Ciudadanos advierte de que se suprimirán el Senado y las Diputaciones. 

El PSOE advierte de que se trata de construir un Estado federal más o menos asimétrico para que pueda encajar Cataluña. A los socialistas les tira mucho la nostalgia republicana.

Podemos imagina una carta constitucional republicana y populista, como la de la fracasada Venezuela. Con lo que deja claro, que para ellos, lo primero es quitarse a la "monarquía" que  odian y luego ofrecer al pueblo lo mismo que hizo Hugo Chavez, "VENEZUELA" la trampa ésa de que en la nueva Constitución se introduzca una "moción de confianza de los ciudadanos" que permita a los electores acabar con un Gobierno si éste no cumple con su programa electoral. Aquí les dejo un vídeo donde se explica como es eso de la "moción de confianza ciudadana":



Izquierda Unida (Unidad Popular) pretende una república socialista soviética, aunque sin llamarla así.  Estos quieren repetir a la URSS de Lennin y Stalin, que duró desde 1922 a 1991 (69 años) de ostracismo político-radical y desapareció.

Los partidos nacionalistas sueñan con algo parecido a una Federación Hispánica de Estados independientes, que no funcionan. Estos lo único que buscan es gobernar en "sus taifas", para esconder todo lo que han robado en estos  últimos cuarenta años.

Las Mareas,-"partidos pequeños de PODEMOS"- están en lo suyo si sube, pescan, y si bajan recogen berberecho, que como les gusta el despreciar a todos loa antisistemas, entre ellos mismos no se pondrán de acuerdo en nada, por lo que nunca conseguirán un objetivo claro. eso si, dar la lata e incordiar solo por el mero hecho de fastidiar, que les llamen a ellos que para eso están.


EXPLIQUEMOS:

La única solución legal a todo lo que está ocurriendo ahora mismo en España, donde existe una mayoría en escaños, que no en votos, buscando la disolución de España y su reconversion en una nueva República Soviética. La solución legal, repito LEGAL, la tenemos justamente en ésa Constitución que desean destruir:



Artículo 8

Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.


En éste caso, no estamos hablando de ningún golpe de estado, solo hablamos de 

cumplir y hacer cumplir
 la Constitución, 
según la Ley.

Algunos dirán que la UE no permitirá un golpe de estado y habrá que explicarles, a unos y a otros, que esto no es un GOLPE DE ESTADO. Ésto está escrito dentro de nuestra Constitución, y aprobado en referendum, igual que en otros países también lo tienen estipulado en sus Constituciones.


REACCIONES INTERNACIONALES

Como en España, estos politicos que llevamos soportando desde la creación de nuestra MONARQUÍA PARLAMENTARIA, siempre han querido ser más de lo más, y por el que dirán ésos que ni votan en España, habría que aclararles las siguientes opciones:

1ª) La UE mirará hacia otro lado por su propia conveniencia. Si Grecia es el 2% del PIB de la UE y España es el 14% del PIB de la UE, la caída en desgracia de España, arrastraría a toda la UE. Por lo tanto, lo dicho, mirarían hacia otro lado hasta que se resuelva el tema.

2ª) La OTAN, que apoyarían de inmediato la utilización del Artº 8, evitando con ello el cierre de todas sus bases en España y el flujo de información militar táctica hacia su enemigo natural.

3ª) Los USA, apoyaría directamente ésa nueva situación, pues de lo contrario su bases en España se verían en la obligación de cerrarse, con todo lo que eso conllevaría. (Como mínimo tres bases militares Rusas en territorio peninsular?.


EL REY FELIPE VI HA DICHO


«Hace décadas el pueblo español decidió, de una vez por todas y para siempre, darse la mano y no la espalda».

«La España actual es muy distinta de la España de los siglos que nos preceden gracias a una auténtica y generosa voluntad de entendimiento de todos los españoles, a un sincero espíritu de reconciliación y superación de nuestras diferencias históricas y a un compromiso de las fuerzas políticas y sociales con el servicio a todo un pueblo, a los intereses generales de la Nación, que deben estar siempre por encima de todo. Esta es la gran lección de nuestra historia más reciente que nunca debemos olvidar».

«Ser y sentirse español, querer, admirar y respetar a España, es un sentimiento profundo, una emoción sincera, y es un orgullo muy legítimo»

«Ahora, lo que nos debe importar a todos, ante todo, es España y el interés general de todos los españoles»

«La ruptura de la Ley, la imposición de una idea o de un proyecto de unos sobre la voluntad de los demás españoles, solo nos ha conducido en nuestra historia a la decadencia, al empobrecimiento y al aislamiento. Ese es un error de nuestro pasado que no debemos volver a cometer».


Y, DIGO YO


1º.- ¿Quienes son los vascos o los catalanes, para exigir su derecho a decidir, por encima del resto de los españoles?

2º.- ¿Qués eso del encaje de España en Cataluña o en la Vascongadas, si encajadas están desde el siglo  XIII?

3º.- ¿Qué es eso de que las comunidades históricas tienen más derechos que el resto de las comunidades?. Tan histórica es Galicia como Canarias y por ello no tenemos que estar por detrás de ninguna otra comunidad.

4º.- ¿Si anulamos las comunidades autónomas, nos estaríamos ahorrándonos millones de euros, que pueden solventar muchas necesidades de la población española.

Realmente el utilizar el articulo 4º de la Constitución de 1978, nos podría solventar muchisimas cosas y todas ellas bajo el imperio de la LEY. En cuatro años todo arreglado y volvemos a votar democraticamente, que es lo que dice la Constitución.

En definitiva, todos están de acuerdo en que es necesaria una reforma constitucional. Pero difícilmente se podrá llegar al consenso necesario, como el que se produjo milagrosamente, en 1812 (la Pepa) o, en 1978 (la Concha).

¿Y si dejamos la Constitución como está y nos dedicamos a reformas prácticas?. ¿No se podrían añadir al texto de 1978 algunas enmiendas, como lo han hecho con gran acierto los norteamericanos?. ¿Y si probamos la solución de no tener ningún texto constitucional, al estilo del Reino Unido o Israel?

Sistemas y modos para solventar los problemas, existen. Otra cosa es que "algunos" deseen de verdad solucionar ésos problemas, en vez de agravarlos más.


DICE EL PERIODISTA ANSÓN

Mariano Rajoy ha comulgado de forma suicida con la posición de su eminencia gris, el gurú Pedro Arriola, hombre muy seguro en sus errores: “No hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”. 
Cuando el presidente se dio cuenta de que no podía seguir con el pico cerrado era ya tarde. Sus indiscutibles aciertos en la gestión económica nos sacaron del túnel de la crisis pero se han visto empañados por la lenidad, la pasividad, la cachaza al enfrentarse con los problemas políticos de España, de forma singular con el órdago secesionista catalán y vasco.


La gran política consiste en prevenir, no en curar. Y las sandeces de Arriola le han estallado a Rajoy entre las manos con la proclamación de la República catalana en el Parlamento de aquella región. A una buena parte de los votantes del PP les preocupa más la unidad de España que el bienestar económico. 




DE GAULLE

La solución DE GAULLE, es la curación del ENFERMO DE EUROPA. La amenaza se llama bloqueo institucional o nuevas elecciones. Sólo una reforma constitucional con el máximo consenso posible parece la solución. Es lo que hizo De Gaulle cuando impulsó la V República.

La expresión hizo furor en su día, y desde entonces se ha utilizado frecuentemente para definir a aquellas naciones aquejadas de males mayores. Países como Italia, Francia o el Reino Unido de los años 70 han sido calificados así a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Incluso, a la actual Alemania se le llegó a considerar el enfermo de Europa tras la reunificación.

El término, en todo caso, no tiene que ver exclusivamente con un análisis sobre la situación económica, sino que hace referencia a un país cuyas instituciones hacen aguas por ser ajenas al tiempo que les ha tocado vivir.








5 comentarios:

Javier dijo...

Cierto. Las personas sensatas que todavía quedan en España y que forman parte de la mayoría, lo saben. Una Junta Militar apoyada por todos, dispuesta a apaciguar los ánimos de un pueblo dividido (sí, dividido), con la colaboración de las mejores personas dispuestas a participar en política, sería la solución. Si esto es políticamente incorrecto, lo siento pero es lo que siento (valga la redundancia).

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Doramas Doramas dijo...

Javier, no es politicamente incorrecto, es PURA LEY Y SOLO LEY. Se puede hacer, otra cosa es que se desee hacer, que yo no voy a poner la mano en el fuego por nadie.
Felices Fiestas.

Ramsés dijo...

Así es y esto lo difundo yo a saco.

Me van a crujir.

Pero me la atomizan todos.

Salud y: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/6c/d3/84/6cd384b8df9fe2d828ef2082cb992a9f.jpg

Doramasw dijo...

El riesgo de que España caiga en un periodo de inestabilidad política a consecuencia de la inédita fragmentación del voto popular en las últimas elecciones generales no sólo preocupa a nivel doméstico, sino que comienza a provocar reacciones de cautela entre nuestros principales aliados y socios, para quienes la fortaleza y estabilidad de nuestro país constituyen factores de garantía frente a los desafíos que representan la salida de la crisis económica internacional –que aún está lejos de resolverse en la Unión Europea– y la amenaza del terrorismo yihadista, campo de batalla en el que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ocupan un lugar destacado por su eficacia e implicación. No debería, pues, extrañar a nadie que tanto desde Bruselas como desde Washington se hayan hecho llegar a Zarzuela votos para que Su Majestad influya en la conformación de un Gobierno de gran coalición –que integraría al PP, al PSOE y a Ciudadanos–, solución en la que coinciden con los representantes más destacados del mundo financiero y empresarial español, que, también, han hecho llegar su preocupación a la Casa Real a través de distintos medios e interlocutores. Pero sin dudar de las honradas intenciones de estas demandas, que suponen, en definitiva, reclamar una implicación más decidida de la Jefatura del Estado en la conformación del nuevo Gobierno, no es posible obviar que los «padres constitucionales» ya salieron expresamente al paso de posibles interpretaciones expansivas de las funciones encomendadas al Rey en el marco de la Constitución. Así lo explicó claramente uno de sus redactores, Óscar Alzaga Villaamil, al señalar que el artículo 56 de la Carta Magna atribuye a la Jefatura del Estado las funciones «expresamente confiadas, no tácitamente, no latentemente, no por otra vía que no sea la expresa y escrita». Es decir, el poder arbitral y regulador del Rey sobre el funcionamiento regular de las instituciones, pero en ningún caso con preeminencia sobre las prerrogativas de esas mismas instituciones. Por supuesto, esta consideración no significa devaluación alguna del papel de Su Majestad en el proceso de formación del nuevo Parlamento y, en consecuencia, de la elección del jefe de Gobierno, ya que, de hecho, es al Rey a quien corresponde proponer al candidato, en los términos previstos en la Constitución. Porque si las funciones de la Jefatura del Estado están perfectamente tasadas y la monarquía parlamentaria española, tanto en la figura del Rey Juan Carlos como en la del actual monarca, Felipe VI, ha sabido ejercerlas impecablemente, también es cierto que no es posible desdeñar el importante papel moderador que ejerce Su Majestad en la dinámica política nacional, precisamente por su calidad de máximo representante del Estado, por encima de las posiciones de partido, por muy legítimas que éstas sean. De ahí que, lejos del mero interés protocolario, una gran mayoría de los españoles y, por supuesto, toda la clase política, vayan a seguir con especial atención las audiencias que Don Felipe VI mantendrá con los representantes de los partidos electos en la Cámara a lo largo de una semana que puede ser decisiva para el futuro inmediato de España. No sólo tendrá el Rey la oportunidad de conocer de primera mano las posiciones de cada formación, sino que será el momento de trasladar a quienes tienen, en definitiva, la responsabilidad última de formar un Gobierno con el suficiente respaldo para garantizar la estabilidad de la nación, las consideraciones que considere oportunas y que, con toda seguridad, responderán al interés superior del conjunto del pueblo español. Ése es el papel del Rey en una monarquía parlamentaria moderna y garante de las libertades democráticas, como la que encarna Don Felipe VI.