LA NUEVA BANDERA QUE PRESIDIRÁ ÉSTE BLOG

LA NUEVA BANDERA QUE PRESIDIRÁ ÉSTE BLOG

Si se pusiera al frente del desierto del Sahara a un gobierno socialista, al cabo de pocos años tendría que importar arena. Además del papel higiénico, claro.

¿VACACIONES?, POR SUPUESTO EN "GRAN CANARIA"

DEDICADO A ESA COSA BONITA QUE SE UNIÓ A MÍ EN EL 73. POR SUPUESTO QUE JUNTOS HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ

TE ESPERAMOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS EN "GRAN CANARIA"

Y ESTO VA A MISA

EN MI CASA MANDO YO, AUNQUE LAS DECISIONES LAS TOMA, MI SEÑORA.

Seguidores

BANDERA DEL DIA DE LOS MACHOTES Y LAS SEÑORITAS DE TODA LA VIDA

BANDERA DEL DIA DE LOS MACHOTES Y LAS SEÑORITAS DE TODA LA VIDA
¡¡Y NO VOY A PEDIR PERDÓN!!

LAS MENTIRAS TIENEN LAS PATAS MUY CORTAS

MUCHO TONTO POR AHÍ

¿QUE SIGNIFICA SER POLÍTICAMENTE CORRECTO?

RENUNCIAR A TU PROPIO CRITERIO PARA CONSEGUIR

LA FALSA ACEPTACIÓN DE UNA MAYORÍA DE IMBÉCILES

ENIGMAS DE LA MIERDOCRASIA DESDE 1978

PREGÚNTATE A QUIEN O QUIENES BENEFICIAN ESTOS ACTOS Y VERÁS LA LÚZ

23F
11M
ASESINATO DE ERNEST LLUCH,
ASESINATO DE ENRIQUE CASAS,
ASESINATO DE GREGORIO ORDOÑEZ,
ASESINATO DE FERNANDO MÚGICA,
ASESINATO DE MIGUEL ANGEL BLANCO
ASESINATO DE ALBERTO-JIMENEZ BECERRIL
ASESINATO DE TOMAS CABALLERO
ASESINATO DE MANUEL ZAMARREÑO
ASESINATO DE JESÚS MARIA PEDROSA
ASESINATO DE JOSÉ MARIA MARTÍN CARPENA
ASESINATO DE JOSÉ LUIS CASADO
ASESINATO DE FRANCISCO CANO
ASESINATO DE FERNANDO BUESA
ASESINATO DE JUAN MARÍA JAUREGUI
ASESINATO DE LAS NIÑAS DE ALCASER
INFARTO DE RITA BARBERÁ
SUICIDIO DE MIGUEL BLESA
ASESINATO DE MARTA DEL CASTILLO
SUICIDIO DE JUAN PEREZ MORA
¿MUERTE? DE FRANCISCO JOSÉ YÁNEZ ROMÁN
¿MUERTE? DE MARÍA DEL MAR RODRÍGUEZ
¿MUERTE? DE JOSÉ MARTÍNEZ NÚÑEZ
¿ACCIDENTE CEREBROVASCULAR? DE ANTONIO PEDREIRA
¿ACCIDENTE EN UN BARRANCO? DE ISIDORO CUBEROS
¿MUERTE? DE LEOPOLDO GOMEZ

TODO NUESTRO APOYO

TODO NUESTRO APOYO
CONTACTA CON NOSOTROS

martes, 11 de agosto de 2015

Pongan pie a tierra

Siempre se ha dicho que lo fácil y sencillo es ver los toros desde la barrera. 

También se dice que para comprobar y dar testimonio en primera persona de cualquier tipo de dificultad, riesgo o peligro, no hay nada como lanzarse al ruedo a pisar la arena. En definitiva, poner pie a tierra.

Una cosa son las estadísticas que muy hábilmente manejan los medios del sistema sobre los graves problemas que padecemos, y otra muy distinta es comprobar personalmente cómo esos problemas afectan al ciudadano de a pie, a ese que tiene que salir a ganar cada día el pan con el sudor de su frente, y que es en definitiva quien vertebra este país.

Pongan pie a tierra y se les congelará el corazón cuando vean cómo una mujer viuda y anciana, con síntomas claros de enfermedad y que ya no puede ni con su alma, tiene que seguir quitando mierda en domicilios particulares por no poder llegar a fin de mes con la mísera pensión que percibe.

Pongan pie a tierra y comprobarán que no basta con hacer público desde la tribuna de oradores que el número de delitos ha aumentado o disminuido en este país. Comprobarán que la realidad es mucho más compleja. Antes, y por supuesto ahora después de las excarcelaciones masivas llevadas a cabo por la castuza de delincuentes muy peligrosos que se hallaban recluidos, ¿quién va a comparecer como testigo ante la Policía o ante un Tribunal para colaborar voluntariamente? La desconfianza del ciudadano para declarar como testigo, para ejercer como miembro de un jurado popular, o para denunciar cualquier delito, es total y absoluta, y si acude a denunciar un robo, es únicamente cuando los bienes objeto del delito se tenían asegurados.

Pongan pie a tierra, y entrevístense con las jóvenes parejas. Comprueben que aparte de no tener un referente moral y espiritual, existe también la dificultad que tienen para mirar el mañana con ilusión, formar un hogar y una familia. La situación económica, la precariedad laboral o la inseguridad de los contratos basura, hacen que nuestros jóvenes mejor preparados, y en los que hemos invertido mucho dinero para su formación, tengan que buscarse la vida en otros países.

Pongan pie a tierra y visiten a desempleados de larga duración de edades comprendidas entre 45 y 55 años. Ellos les explicarán lo que significa no poder llevar el sustento a su casa, y tener que seguir mirando a los ojos de sus hijos. Compartan con ellos la impotencia de comprobar cómo las ricas plusvalías obtenidas por las grandes empresas con el esfuerzo de todos los factores humanos de las mismas durante la bonanza económica, han desaparecido por arte de magia. Esas fortunas se han marchado a paraísos fiscales o países emergentes, mientras los asalariados españoles han quedado reducidos tras el cierre total o un ERE al paro y a la miseria.

Pongan pie a tierra, y den un paseo por los barrios humildes y más conflictivos en cualquier rincón de España. Entrevístense con los vecinos víctimas directas de la inmigración ilegal, la prostitución y la droga. Déjense caer por las movidas nocturnas de fin de semana, y admiren a nuestros jóvenes enarbolando el botellón y el pastilleo. Comprueben como el paisaje urbano queda inundado de mierda y vómitos por el desmadre, el pasotismo y la anarquía de una juventud educada bajo el terrible mensaje de un socialista de postín (Tierno Galván) que arengaba a esos jóvenes: “al loro, y el que no esté kolokao que se koloke”. Pregúntense quien ha traído esta lacra a nuestro país, y nos ha invitado a que nosotros pongamos a nuestros hijos como víctimas.

Pongan pie a tierra y comprobarán que el miedo a salir a la calle por temor al expolio va en aumento. Láncense a la calle a tropezarse con mendigos, harapientos y pedigüeños que nos acosan en las puertas de las iglesias, en semáforos o en los accesos a las grandes superficies. Visiten hospitales, colegios, residencias geriátricas y dependencias oficiales cualquier día de la semana y a cualquier hora del día, pero no permitan que los jefecillos de turno adornen el patio ante una visita anunciada. Si es necesario disfrácense de ciudadanos de a pie y ejerzan de eficaces inspectores sin dar tiempo a ocultar lo podrido. Comprueben en primera persona y sin que nadie les cuente su particular versión, como piensan, que opinan y cuales son realmente los problemas que padecen los ciudadanos españoles.

Pongan pie a tierra e introdúzcanse en las Universidades. Comprueben el ambiente político que se vive en determinadas facultades, y qué partidos y plataformas están detrás de esa politización en las aulas y rectorados. Escuchen a los jóvenes que durante años han sido silenciados por el miedo impuesto, y cuyo único objetivo en los Centros de enseñanza ha sido el estudio, el aprendizaje, el crecimiento y realización personal, una estabilidad familiar y, sobre todo, poner su formación al servicio del engrandecimiento de su patria.

Pongan pie a tierra y hagan lo que jamás hizo la castuza; visiten a los agricultores y ganaderos que son los que con su trabajo nos “dan de comer”; entrevístense con ellos y por favor, escúchenlos atentamente pues tienen un mensaje importante para todos. Les contarán como han quedado tras nuestra entrada en el Mercado Común Europeo. Sean testigos de excepción de sus graves problemas como el robo de ganado y de cosechas a cualquier hora del día; les hablarán de los atracos que sufren en los caminos rurales; de los asaltos a sus casas de campo donde residen con su familia, y perpetrados por violentas bandas venidas de países del este de Europa, que tras atarlos y golpearlos los expolian con total impunidad. También les hablarán del abuso que las grandes superficies ejercen en este sector primario español, cuando nuestros sufridos agricultores y ganaderos perciben una miseria por lo recolectado después de estar a merced de la climatología, de las plagas o de los robos, mientras observan impotentes como el consumidor final paga precios astronómicos cuando adquiere esos productos en los centros comerciales. Cuando un pueblo como España, cuenta con cientos de miles de hectáreas de suelo agrícola, y no protege ni cuida esta riqueza natural heredada de nuestros mayores que dieron su vida por regar cada surco, dejando este sector primario a merced de la especulación del suelo por parte del capitalismo financiero que ferozmente cambia la siembra por el hormigón, es un pueblo que sin darse cuenta está llamado y condenado a la hambruna.

Pongan pie a tierra y dense una vuelta por nuestros pueblos pesqueros; pueblos que un día no muy lejano llevaron a España a ser el segundo país con la industria más importante del mundo en el sector después de Japón. Vayan y podrán dar testimonio en primera persona de cómo están nuestros pescadores desde que somos lacayos de Europa y el hazmerreír de cualquier reyezuelo moro. Cientos de miles de familias que vivían del mar se encuentran desamparadas por esta castuza, y condenadas cruelmente al hambre y a la miseria.

Pongan pie a tierra y diríjanse hasta los pequeños empresarios y trabajadores autónomos, que están siendo machacados a impuestos por la castuza; profesionales que trabajan hasta 15 horas diarias y que ven como la mitad de sus ingresos les son esquilmados para mantener este entramado político de vividores, holgazanes y parásitos del sistema. Profesionales por cuenta propia que vertebran este país, y principales creadores de puestos de trabajo, son literalmente perseguidos por los “vampiros insaciables”, teniendo que cerrar sus talleres, sus estudios, sus tiendas y negocios, sin que nadie levante la voz por ellos.

Pongan pie a tierra señoras y señores, y realicen un profundísimo análisis de la situación de los españoles hasta en el lugar más recóndito y apartado. No cometan el gravísimo error de no visitar los barrios obreros de este país, donde residen familias pobres pero honradas en hogares cristianos, y que están siendo continuamente manipuladas por discursos populistas de los grupos de izquierda.

Si cualquier cirujano antes de intervenir solicita una analítica completa del paciente para intentar reducir al máximo los riesgos en la mesa de operaciones, justo sería también que todo aquel que aspira como servidor público a intentar SOLUCIONAR los problemas de aquellos a quienes se les pide su respaldo en las urnas, ponga pie a tierra y analice personalmente todos y cada uno de esos problemas antes de ponerse muy seriamente manos a la obra. No olviden una cosa, si algún día el pueblo los respalda a través del sufragio -como estoy seguro que sucederá si las cosas se hacen bien-, con un sentido social que no socialista, deberán ponerse a trabajar sin descanso al servicio del pueblo y, por supuesto, al servicio de los intereses de España.

Eso sí que tiene cojones, matrimonios jóvenes que hacen un enorme esfuerzo en comprar una casa para ellos y sus hijos, sí, personas productivas, honestas y éticas, y ahora el sistema “premia” todo ese buen comportamiento con la arribada de orcos del 3º mundo, para hacerles el día a día tormentoso y desagradable, y que con el tiempo piensen de qué sirvió su sacrificio y su entrega al seguimiento y respeto de normas y leyes del estado.

Que los acoja el politico en su edificio si tanto los quiere, es muy bonito ser tolerante pero que el muerto lo tenga otro.

Sé que todos ustedes son personas muy preparadas y conscientes de esta difícil empresa, pero, no está de más aportar nuestro granito de arena, no con afán de enmendar la plana a nadie ni de subestimar sus ideas al respecto, más bien para fortalecer la estructura de la nave. 

En primer lugar hace falta unidad; unidad cerrando filas; unidad de todos aquellos españoles que no quieren dejar de serlo; de todos aquellos españoles que quieran luchar bajo la misma bandera; porque, si se trata de la misma bandera y son más las ideas que les unen a las que les separan ¿qué hacen tantos grupos intentando avanzar por caminos diferentes? ¿No les parece absurdo? Dejen de lado proyectos que no tuvieron éxito, que están más que amortizados y que ya no funcionan, y siéntense para aportar ideas y ver cuáles son las mejores para SOLUCIONAR los problemas de España. Únanse de una vez por todas bajo la bandera de la Patria, e intenten sacar a este pueblo de la ciénaga en la que se encuentra inmerso. Ánimo y adelante.