LA NUEVA BANDERA QUE PRESIDIRÁ ÉSTE BLOG

LA NUEVA BANDERA QUE PRESIDIRÁ ÉSTE BLOG

Si se pusiera al frente del desierto del Sahara a un gobierno socialista, al cabo de pocos años tendría que importar arena. Además del papel higiénico, claro.

¿VACACIONES?, POR SUPUESTO EN "GRAN CANARIA"

DEDICADO A ESA COSA BONITA QUE SE UNIÓ A MÍ EN EL 73. POR SUPUESTO QUE JUNTOS HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ

TE ESPERAMOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS EN "GRAN CANARIA"

Y ESTO VA A MISA

EN MI CASA MANDO YO, AUNQUE LAS DECISIONES LAS TOMA, MI SEÑORA.

Seguidores

BANDERA DEL DIA DE LOS MACHOTES Y LAS SEÑORITAS DE TODA LA VIDA

BANDERA DEL DIA DE LOS MACHOTES Y LAS SEÑORITAS DE TODA LA VIDA
¡¡Y NO VOY A PEDIR PERDÓN!!

LAS MENTIRAS TIENEN LAS PATAS MUY CORTAS

MUCHO TONTO POR AHÍ

¿QUE SIGNIFICA SER POLÍTICAMENTE CORRECTO?

RENUNCIAR A TU PROPIO CRITERIO PARA CONSEGUIR

LA FALSA ACEPTACIÓN DE UNA MAYORÍA DE IMBÉCILES

lunes, 26 de septiembre de 2011

Bombas y diplomacia española para imponer la Sharía en Libia

La Ministra de Exteriores española, "La Trini", quita importancia a que la nueva autoridad del país adopte la Sharía o ley islámica, por lo tanto apoya la sharía, la pederastia, el ahorcamiento de los homosexuales, la lapidación de mujeres, el casamiento con niñas, etc....

La ley islámica –conocida como 'Sharía'- consiste en la adopción de los preceptos del Corán en su interpretación más fundamentalista como ordenamiento normativo de un estado. Así, en los países que han adoptado la Sharía como texto legal, por ejemplo, lapidan a las mujeres acusadas de adulterio, permiten el matrimonio entre niñas de 9 años y ancianos de 80 o explican "cómo obtener placer sexual de una bebé", tal y como denunció Ghada Hamshir, mujer activista por los derechos humanos en Bahrain en 2005.



El carácter heterogéneo de la oposición a Gadafi ha desembocado en la llegada de fundamentalistas islámicos a la autoridad del país. Pero "no hay que dramatizar", dice exteriores, "Libia no será el primer país en adoptar la Sharía", insiste el embajador de España en Libia, José Riera. Riera tiene razón en cuanto a que otros países se rigen por estos preceptos religiosos. Hablamos de países como Arabia Saudita, Somalia o Irán.

En una entrevista que publica este jueves el diario ABC, Riera habla de las relaciones bilaterales con el país magrebí tras el derrocamiento de Gadafi. Pide flexibilidad a "la comunidad internacional con los plazos de la hoja de ruta" en el país. Insiste en que "una revolución no es algo matemático".

Respecto a los planes de España en la nueva Libia pasarán por "trabajar con las nuevas autoridades en la formación de cuerpos de seguridad, seguridad fronteriza, el fortalecimiento institucional y el desarrollo de la economía del país, donde jugará un papel importante la presencia de empresas."
Derrocar a Gadafi y "desdramatizar la Sharía"

El pasado 18 de marzo, el presidente Zapatero –tras reunirse con Bank i-Moon- comunicaba su decisión de que España participara en la operación militar aliada en Libia. Zapatero decía que "no hay marcha atrás, es un paso inequívoco, decisivo y de relevancia histórica". Y eso que "el corazón de Europa" no se ponía de acuerdo en si acudir o no a la operación. Alemania, por ejemplo, rechazó participar.

Añadía Zapatero que nadie debía llevarse a engaño ya que la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU estaba enfocada a "proteger la población civil". "La comunidad internacional no se va a dejar engañar por Gadafi. La comunidad internacional va a garantizar el cumplimiento estricto de la resolución".

Bajo estas premisas y tras el anuncio, Zapatero comunicó que la misión que llevarían a cabo cuatro aviones F-18 del ejército español en Libia era "humanitaria". Su objetivo, insistía, era proteger a la población civil Libia. A la luz de las flagrantes violaciones de los derechos humanos de la Sharía, cabría preguntarse si Exteriores dará alguna explicación sobre qué hay de humanitario en "no dramatizar" por haber contribuido a cambiar un régimen dictatorial como el de Gadafi, por otro teocrático.

Interpretaciones de la Sharía
Un ejemplo de la interpretación de la Sharía la encontramos en unas declaraciones publicadas en febrero del año pasado y pronunciadas por Muhammad Musa Al-Sharif, un clérigo de Arabia Saudí con mucho predicamento en el reino.

Sobre los habituales matrimonios entre niñas menores de edad y ancianos –que se practican habitualmente en el país- Al Sharif decía que según los textos sagrados para el Islam "cuando una niña llega a la edad de nueve años, se convierte en un mujer. Seamos prácticos " –la traducción fue facilitada por The Middle East Media Research Institute.

Sobre la posibilidad de que este tipo de prácticas pudiesen violar la declaración universal de derechos humanos, Al Sharif recordó que para él "cuando la ley islámica se refiere a un tema determinado, no necesitamos de los derechos humanos". Y añadió que esos derechos humanos habría que "arrojarlos al mar" siempre que "violen la ley islámica porque no valen ni la tinta con la que fueron escritos".

Como colofón preguntó indignado: "¿Quién es responsable de los derechos humanos y los tratados internacionales? Los ateos, los cristianos y los fornicadores, con todo el debido respeto".

Preguntado por si estaría "dispuesto a casar a su hija de 10 años con un hombre de ochenta años de edad?" Al-Sharif no titubeó: "No, hermano, no lo haría, pero existe una diferencia entre la ley islámica y su práctica. No me sentiría contento con esto, pero no lo prohíbo".